Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 14 de diciembre de 2014

De nuevo Movistar

Harto de que tras decenas de llamadas los de Movistar no se enteren de que el equipo de Movistar TV no funciona en mi casa, y no puede funcionar, decidí llevar los trastos inútiles de la instalación a una tienda Movistar, conforme a lo que, confusamente, me dijeron era el procedimiento habitual. Pues bien, cargo con la caja de los bártulos y me presento en una tienda Movistar, en la que uso de manera más habitual, y resulta que ellos no están autorizados a recoger este tipo de devoluciones. ¿Alguien da más? Les recuerdo el caso:

1. Oferta de instalación del servicio gratuito de Movistar TV con promesa de que la instalación resulta fácil para cualquier usuario.
2. La instalación no funciona: llamada a Movistar para resolverlo.
3. Decenas de llamadas a y de Movistar para aclarar algo tan simple: se ve que es imposible. Igual número de llamadas de Movistar para comprobar lo que pensamos de ellos. 
4. Visita de dos equipos, con un intervalo de unos días, que no consiguen que el sistema funcione ni medio minuto. Se niegan a retirar los cachivaches.
5. Llamada a Movistar, una vez que se comprueba que, contra lo que prometieron ambos equipos, Movistar no se ocupa de resolver el asunto (solución técnica, si la hay, o retirada de los equipos, que es lo que yo deseo). 
6. Decenas de llamadas a y de Movistar para aclarar algo tan simple: se ve que es imposible. Igual número de llamadas de Movistar para comprobar lo que pensamos de ellos. 
7. Promesas diversas desde los lugares más extraños de que ellos se ocuparían de arreglar el desaguisado. Amabilidad de los operadores u operadoras, pero todo sigue igual.
8. Desesperado, y dado que no me gusta tener cacharros inútiles en mis dominios, decido acercarme a una tienda Movistar a devolver el materias: imposible, como he dicho arriba.
Les ruego me disculpen por dar la tabarra con un caso personal, pero me temo que es expresivo del tipo de atención al cliente que acostumbran a dar este tipo de empresas cuasi monopolísticas en España. Cuando se compara este comportamiento con el de empresas similares de otros países, y no sólo Google o Amazon, surgen muchas dudas sobre el porvenir de Telefónica, atenuadas, únicamente, por el carácter mansueto de los españoles, por nuestra infinita paciencia. 

No hay comentarios: