Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 18 de noviembre de 2014

Un ejemplo precioso


Me ha llegado un magnífico documento por la red sobre un caso que no conocía. Resulta que la gran música es casi irreconocible aunque se toque con un Stradivarius si no se está en el escenario adecuado: ¡qué gran lección de modestia para tanto artista pretencioso!

No hay comentarios: