Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 5 de enero de 2014

Avisador timado

Un buen timador tiene que ser ingenioso, y los timados creerse listos: reconozco que ha sido mi caso. He caído en la trampa de participar en una de esas subastas que aseguran que se pueden comprar duros a cuatro pesetas, me avergüenza haber picado, gastarme las cuatro pesetas para no ver el duro ni en pintura. Parece mentira que haya podido pensar otra cosa, pero me creí la propaganda y los artículos en digitales hablando de las ventajas de tan admirable sitio. En mi honor he de decir que no he perdido una fortuna, que, por otra parte, no tengo, así que difícilmente, y que la primer click me di cuenta del timo, pero ya no había vuelta atrás. Es lo que pasa a los paseantes en corte que se fían de los neones y no se leen bien la letra pequeña: advertidos quedan, pero no estaría de más que alguien actuase contra esta plaga, más dañina que el DDT, que está prohibido. 

No hay comentarios: