Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 22 de diciembre de 2013

Telefónica, una y múltiple

Ayer tuve otro episodio glorioso en mis relaciones con Movistar, Telefónica, el 1004 y la Biblia en pasta. Pretendí dar de baja una tarjeta Multisinc en el 1004, advirtiendo previamente de que solo lo haría si eso no significaba que la tarjeta SIM, única que me quedaba con esa línea de teléfono,  la otra hube de darla de baja por robo, se quedase sin servicio. La señorita del 1004 me dijo que eran cosas distintas y que no me preocupase, que tomaba nota del número de la tarjeta que no había que dar de baja y que procedía, simplemente, a hacer que no se me facturase más por el uso de una doble tarjeta, cosa que ya no estaba haciendo. Me quedé relativamente tranquilo, pero la calma me duró poco porque a la hora, más o menos, la tarjeta SIM se quedó sin línea. Nueva llamada al 1004  a preguntar qué estaba pasando, ingenuo de mí, y bronca, relativamente amable, del servicio técnico por dar de baja una Multisinc y pretender quedarme con la línea enlazada con esa tarjeta que se daba de baja. Resumiendo, que me engaña una señorita del 1004, me riñe un técnico del 1004 y cuando voy a una tienda Movistar para que me arreglen el asunto y protestar del trato me dicen que ellos nada tiene que ver con el 1004 y que tengo que pagar por la nueva tarjeta. 
No negaré la habilidad de Telefónica para sacar dinero de las desgracias  de sus clientes, pero me quejo de que entre éstas figuren los errores cometidos por culpa de alguno de los numerosos servicios que algo tendrán que ver con la compañía, digo yo. 

No hay comentarios: