Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Hay que pagar, ¿pero qué?

He visto una nueva oferta de NYT para animar a sus lectores a pagar por las adaptaciones de su producto a teléfonos y tabletas. No creo en ese sistema, no creo que las puras noticias, y el comentario que necesariamente las ha de acompañar,  deban ser objeto de suscripción, porque en el medio tecnológico contemporáneo eso no tiene apenas sentido: de todos modos me reservo la posición hasta ver si, finalmente, tienen éxito. No discuto el pago, pero no creo en esa forma de financiarlo. El periodismo clásico tampoco se financiaba vendiendo periódicos, y ahora que los costes de distribución son muy otros es absurdo cobrar el ejemplar, que es lo que la fórmula pretende. Arduo problema, pero la solución tiene que ser aceptable, y pagar por lo que se puede obtener sin hacerlo no parece muy razonable. 
Anteayer empecé a usar una app por la que estaría dispuesto a pagar, puesto que me presta un servicio innegable, pero los creadores apuestan por cobrar de otra manera y por que la app sea gratuita. Esa otra manera es la que tienen que encontrar los medios de comunicación, así lo he pensado siempre.

No hay comentarios: