Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 18 de marzo de 2013

Dificultades con Amazon

Tengo una larga experiencia de uso de Amazon, ya desde hace años, y, en general, bastante positiva y grata. Sin embargo, muy recientemente, he experimentado una serie de rigideces que relaciono con su intento de automatizarlo absolutamente todo, que, a mi entender, les lleva a una estandarización excesiva y a unas exigencias un poco raras, la verdad. Me refiero a la gestión en la venta de libros de segunda mano, en la que he abierto una tienda para deshacerme de aquellos libros de papel que ya no me caben en ninguna parte y que pueden ser más útiles a otros de lo que me son a mí, que funciona bien pero con enormes limitaciones en la estimación de los  costes reales de envío, capaces de arruinar a cualquiera, y, sobre todo, en los formularios de Kindle Direct Publishing y en la Kindle Store con los libros digitales que se pretende vender a través de ellas. Ya nos paso con la nueva edición digital de nuestro Diccionario de citas, aunque no fui yo quien lo gestionó,  pero ha llegado a adquirir caracteres de pesadilla con la publicación de mi libro La Ética y el mundo común. Ética, opinión y mercado, en la que reconozco que cometí los errores del principiante, pero donde me han parecido realmente kafkianos los trámites necesarios para tratar de arreglarlos. Funcionó mucho mejor la plataforma de Ganxy, aunque imagino que desde el punto de vista comercial sea mucho menos eficaz, pero ya veremos. 
Me parece que en este tipo de cosas vuelve a aparecer la dificultad de que los informáticos tienden a colocarse en su punto de vista y a desconocer cómo funciona realmente el punto de vista del cliente, claro que no es fácil, y tampoco lo es el tratar de reconocerlo mediante las clásicas FAQ.  Supongo que es este, exactamente el problema que hay detrás de las rigideces de Amazon, sin olvidar, claro está, que ellos son los que tienen que decidir lo que es bueno para su negocio, y no parece irles mal. No consigo evitar, sin embargo, la sensación de que se olvidan de algo, pero puede que sean cosas de la edad. 

No hay comentarios: