Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 12 de enero de 2013

¿Tabléfono?

La Fundación del español urgente propone el neologismo tabléfono para traducir el término phablet del que ya hemos hablado varias veces. No dudo de la buena intención de la propuesta, pero ni creo que pueda tener éxito, ni entiendo, en el fondo, su sentido. Si les preocupa el español urgente, el de la prensa, debían invertir un buen dinero en mejorar la buena formación lingüística de los periodistas y la de todos los demás, que estamos desbaratando un modo de hablar, y de pensar, precioso y de gran valor. A mi me parece mil veces más grave la perdida del subjuntivo, y se podrían multiplicar los casos de gravedad, que la importación de una nueva palabra junto con el objeto que designa. Además, el genio de la lengua ya ha sufrido bastante con teléfono, fea palabra, pero inspirada, al menos, en nuestras raíces filológicas, que con ese extraño tabléfono que, además de sonar fatal, está construido a caponazos. De todas maneras, que quede constancia de la iniciativa, por si funciona, pero no creo que lo haga ni aunque la acoja el diccionario. Fablet es más simple y suena mejor porque las terminaciones en et ya se han hecho corrientes, nos guste o no, y la f como sonido inicial es perfectamente asimilable. Un idioma no es un almacén de palabras, sino una forma de hablar, y de pensar, y de eso es de lo que habría que preocuparse, no de meros nombres. 

No hay comentarios: