Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 22 de octubre de 2012

La queja de Mario Vargas Llosa

Vargas Llosa es un gran articulista y un buen pensador liberal, pero, cuando se pone a comentar cosas del mundo digital,  le asoma, imagino que sin querer,  un ramalazo del viejo dogmatismo izquierdista con el que se formó y llegó a la fama. En uno de sus artículos carga contra Wikipedia, y con cierta razón, respecto a una rectificación que quiso obtener Philip Roth y que, al parecer, no obtuvo (¡con lo fácil que es rectificar cualquier cosa en WK!). Ya puestos, es cuando asoma el lamento aristocratizante, paradójico compañero del alma de la idea comunista de justicia, por la perdida del derecho a la identidad. El argumento es especioso, porque no razona como debe hacerse, comparando. Lo que habría que saber es si hay hoy en día más riesgo de sufrir esa supuesta perdida que en otros momentos, y mi respuesta es que no, sencillamente no, si se tiene en cuenta al conjunto de las personas y no solo unos pocos casos. No creo que la identidad, en realidad, la imagen que de ella se hacen otros, esté más amenazada proporcionalmente de lo que siempre ha estado, y, aunque comprenda que a MV le moleste que se le atribuyan cosas que no ha escrito, habrá que recordarle que la historia está repleta de esas injustísimos sanbenitos y atribuciones, y de imputaciones todavía peores, sin que cupiera hacer nada para evitarlo; espero que MV se dará cuenta en el momento mismo en que lo piense un poco, y que deje de lamentarse de que la competencia crezca como está creciendo, cosa poco propia del liberal, simpático y valiente, que es ahora Mario Vargas. En fin, otra tormenta en una taza de té victoriana. 

1 comentario:

David dijo...

Hombre, se podría argüir que ahora hay tal profusión de publicaciones, y le es tan fácil a tanta gente decir cualquier cosa, que es casi imposible "controlar" todo lo que a uno le concierna, y todo lo que de uno se diga. Lo que quizá no tenga en cuenta MV es que, si bien casi cualquiera puede decir cualquier cosa, todavía es necesario ganarse la debida credibilidad. Por todo ello, es más aplicable ahora que nunca el dicho "a palabras necias oídos sordos". Por otra parte, en otras épocas sólo unos pocos tenían la posibilidad de publicar, por lo que era mucho más difícil para alguien que no perteneciera a esa élite (a la cual personas como MV hubieran pertenecido) el defenderse de un agravio en una publicación. En eso estamos mejor que antes (aunque no tanto, por lo mismo: la distinta credibilidad que se les atribuye a distintas personas), y es algo que, según lo que dices, José Luis, MV no parece tener en cuenta.

Ya puestos (hablando de resbalones de personas por otra parte inteligentes), añado que a MV le pasa también como a muchas otras personas inteligentes cuando hablan sobre los animales: que dicen necedades que en otros ámbitos no les confundirían.