Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 28 de agosto de 2012

Patentes, márketing y cálculo

Hay varias cosas de la victoria judicial californiana de Apple contra Samsung que mueven a reflexión. Las traigo aquí en la dudosa medida en que puede opinar un lego, esto es, en la medida en que haya en juego algo más que triquiñuelas legales del peor género. Primero, es muy notable que haya sido un jurado y no un juez quien ha decidido un tema tan complejo. Segundo que la demanda haya sido contra Samsung y no contra Google, que, aparentemente, es el verdadero enemigo de Apple. Se trata de dos decisiones de la demandante bien escogidas, porque hay dudas de que un juez hubiese sido tan sensible como un jurado, y mayores todavía en el caso de que el acusado fuese alguien, como Google, tan americano o más que Apple; en la duda, siempre se puede dar caña a un coreano, gente extraña que ya ha arruinado la industria del motor. 
Apple ha acertado, pues, en su estrategia legal para obtener un éxito de imagen, pero tal vez a un precio excesivamente alto. ¿Es razonable pretender que pueda haber patentes sobre un rectángulo con vértices redondeados, o sobre los movimientos de los dedos sobre una pantalla? Yo creo que no, que tribunales más imparciales, y menos locales, preferirán otorgar el beneficio a la competencia en lugar de a la dudosa propiedad intelectual sobre intangibles bastante imprecisos. Yo siempre pienso en lo que sería de nosotros si Newton hubiese podido disponer de los abogados de Apple para impedir que otros hicieran cálculo onfinitesimal... ya sé que exagero, pero me temo que no soy el único. 

No hay comentarios: