Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 24 de marzo de 2012

Redes sociales

Un argumento un tanto especioso contra las redes sociales es que cada vez es mayor el número de los que aluden a ese tipo de uso de la red sin más como si hablasen del maná y del séptimo pilar de la sabiduría, gente propensa al tópico, quiero decir. Adicionalmente, he de decir que me alarma que esté empezando a interesar a los teólogos, que, junto con los pedagogos, son los intelectuales más propensos a dejarse embaucar por cualquier pamema. Debe haber algo que se me escapa. Por mi parte, lo único que he sacado de su uso es reverdecer, un tanto episódicamente, viejas amistades, lo que no está mal, pero no es para dejarse arrebatar por la lisonja y al aplauso. También he creado un grupo de amigos que nos dedicamos a hablar de fútbol, y no está del todo mal, pero tampoco habríamos necesitado a FB para hacerlo, aunque creo que lo facilita, sin duda. Por lo demás, estoy cierto de que el grato reencuentro con el pasado habría sido igualmente posible sin los FB, los T y los G+, pero puedo estar equivocado. Una maldad sobre FB que debo a Larnier es que facilita confundir la amistad con una base de datos. 

No hay comentarios: