Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 2 de enero de 2012

Un, dos, tres

Hoy he almorzado con un amigo entusiasta del I pad, un género que abunda. Mis dudas al respecto siguen siendo dos: si tiene sentido que los que pasamos el día ante la pantalla del PC tengamos siempre a mano otro cacharro que hace lo mismo aunque sea más pequeño, y, en segundo lugar, si no sería lógico que eso se pudiese hacer con un teléfono ligeramente mayor que los que hay ahora mismo, pero menos aparatoso que el cacharro de Apple cuya única ventaja evidente es que es más ligero que un portátil. Hoy he tenido noticia de una alternativa, una especie de pequeño repetidor del teléfono que pone a mano lo más esencial, que evita tener que sacarlo de manera continua del bolsillo, y que acaso pueda servir para que el teléfono llegue a ser una tableta algo más pequeña; mientras tanto, sigue la batalla de los formatos, tabletas, ultrabooks, etc. un sinfín de ensayos hasta que aparezca el gadget asesino, aunque muchos creen que es el I pad. 

No hay comentarios: