Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 27 de diciembre de 2011

El precio de un libro

Discutir de precios no suele ser muy inteligente, porque se supone que cada cual conoce su negocio y quiere sacarlo adelante en su mercado; dicho esto, sin embargo, no puedo dejar de insistir en que la política de precios  que una buena mayoría de editores, y de libreros, lo que incluye a Amazon, está aplicando a los precios de los libros digitales me parece, sencillamente, absurda. Solo logro entenderla si la considero como una táctica dilatoria o, en algunos casos, como un empeño quimérico de que sobreviva eternamente un negocio editorial impreso que, por otra parte, ya no es lo que ha sido,  e irá, indefectiblemente a menos, a nada. Pondré un ejemplo: trataba de comprar una edición digital del libro de memorias de Niceto Alcalá Zamora y me encontré con un precio de 14,99 euros en la nueva tienda de El Mundo, que es una edición que no es compatible con Kindle, y está provista de DRM, es decir, que no puede copiarse, y, además, no puede imprimirse; en resumen, que tiene tantas ventajas y es tan barato que lo único que le falta es que, por ejemplo, de calambre al lector. Por otro lado, el libro impreso se vende a 23,90 en Marcial Pons, a 22,90 en Amazon, y a 3,12, obviamente un error que indica la pésima calidad de esta clase de webs, en Casa del libro.
Es absurdo que un producto cuya elaboración y distribución es infinitamente menos costosa que su equivalente impreso cueste más del 50% del valor de éste, y esté sometido a más restricciones, porque, por supuesto, ninguna ley puede impedir que preste mi ejemplar impreso a otros lectores o que lo revenda. Mientras las cosas estén como están el mercado del libro será el desastre que es, y parece que no le importa mucho a nadie. ¿Hará el nuevo secretario de estado de Cultura algo para arreglar este disparate? 

No hay comentarios: