Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 8 de noviembre de 2011

Un respeto

Hoy he recibido un e mail proponiéndome ser bombero, y la verdad es que me ha hecho ilusión. También me han llamado por teléfono en un par de ocasiones para, tras oír una voz solemne y metálica, anunciarme un requeteplan de telefonía y una consulta odontológica de tomo y lomo. Estas dos llamaditas me han gustado menos y he respondido con una sequedad impropia de mi carácter. 
Con la información tan diseminada, o ganan en respeto al cliente, y comprenden que no pueden abordarle al buen tuntún, o las compañías que pretenden vendernos cualquier cosa, admirable y utilísimo propósito contra el que nada tengo, van a crear unas resistencias y unos ascos que no facilitaran sus propósitos. Personalmente, en adelante, no pienso aceptar ni una sola de las ofertas que me lleguen sin haberlas solicitado, y pienso llevar una lista negra de compañías invasoras, distinguiendo entre las de email, pecado grave, y las del teléfono, absoluto desafuero. Es más, estoy realmente cabreado con que Groupon, así creo que se llama el chicharro, suba en la bolsa de Nueva York, me parece una muestra difícilmente discutible de la estupidez humana, aunque siempre vaya mezclada con gotas de ingenio, y hasta de excelencia. Me voy haciendo mayor, pero no puedo evitarlo.

No hay comentarios: