Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 1 de julio de 2011

El valor del dinero

Suele decirse del diablo que una de sus grandes armas consiste en pasar como inexistente. En este sentido, el dinero es bastante más necio que el demonio, porque, aunque no imposible, es difícil de ocultar.  Hasta ahora.
El presidente de Paypal anuncia que al dinero visible, a la moneda, al billetero, le quedan tres o cuatro telediarios. Espero que acierte, y es lógico que así sea. El instrumento pagador será, seguramente, el móvil, la navaja suiza cada vez más útil y manejable, aunque todavía demasiado cara. Android está a punto de lanzar una aplicación y los móviles Nexus S, por ejemplo, ya disponen de la tecnología NFC que hará posible prescindir de las tarjetas y del metálico.
Hay otras profecías frente a las que es muy fácil sentir fuertes dudas, pero, en este caso, parece evidente que existe la posibilidad y no sería extraño que el público adoptase el sistema con entusiasmo porque, en efecto, parece tener muchísimas ventajas.
¿Para cuándo la sustitución de las llaves, que son, casi seguramente, el instrumento físico más antiguo y molesto al que seguimos encadenados?

No hay comentarios: