Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 7 de junio de 2011

Telefónica editora


Una de las cosas más sorprendentes de la economía contemporánea es que, a veces, se tiene la sensación de que cualquiera sirve para lo que sea, que una empresa puede hacer lo mismo pasteles que pólvora, especialmente si es lo suficientemente grande. A mi me parece que eso es un error de principio, pero no soy nadie para pedir que se me haga caso. El error , si es que lo hay, deriva de creer que el dinero y la posición lo son todo, y eso es confundir el culo con las témporas. Bueno, pues dejando por sentado que no acabo de entender qué demonios hace cualquiera metiéndose en un negocio que no conoce, tengo que decir que, dada nuestra situación, me alegro de que Telefónica se haya metido a editora, puesto que quiere hacer sus pinitos en el mundo editorial y lanzará un e book que se nutrirá de sus acuerdos con diversos editores.
Mi alegría se funda en comparación con la infinita tristeza que me produce ver la abulia y la incomprensión de los editores españoles con los nuevos sistemas de lectura y también la pasividad de las administraciones que se llenan la boca diciendo lo importante que es el español y no reparan en que el español va marcha atrás en la red debido a las infinitas torpezas que aquí se perpetran.
Le deseo suerte a Telefónica, pero, sobre todo, deseo que esto sierva  para que se anime algo el cotarro. Parece que Telefónica no incurrirá en el error de los DRM, aunque se anuncia con unos preciso desconsoladores para la venta de libros. Positivo es, sin embargo que el sistema de lectura no esté basado en la descarga, sino en el acceso a un almacén en la nube, lo que permitirá la lectura con diversos sistemas y dispositivos de lo que se ha comprado. Yo no creo que sea el mejor sistema por principio, pero será interesante ver cómo el modelo funciona con los libros. También es interesante que el lector que venderá Telefónica vaya a salir a muy buen precio, por debajo de 170 euros, aunque seguirá siendo más caro que el Kindle similar.
Lo más interesante será comprobar si Telefónica se decide a promover el sistema en sus campañas comerciales, como hace con los aparatos de telefonía móvil. Veremos.

No hay comentarios: