Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 19 de junio de 2011

Querétaro


El día del español es una de esas tontadas que organizan las instituciones para dar la sensación de que hacen algo, y para que, al salir en los papeles, los medios puedan  dar la sensación de que nos cuentan lo que está pasando. Eppur si muove! Uno de los últimos inventos de este día es, al parecer, elegir entre los votantes la palabra más hermosa de nuestra lengua. En esta ocasión, la palabra elegida ha sido un nombre propio,  Querétaro, el nombre de una ciudad mejicana, que ha sido propuesto por Gael García Bernal, un actor mejicano. No se crean que voy a protestar por ello, Querétaro no me suena a nada, ni bien ni mal, y si me apuran, no me suena del todo mal. Quiero comentar este evento (¿se dice así, no?)  porque lo que esto significa es que el español ya no es, si es que alguna vez lo ha sido, propiedad de los españoles, sino de una comunidad mucho más amplia. Me alegra mucho haber perdido esta supuesta exclusiva porque es algo que está lleno de enseñanzas. En primer lugar, significa que el español es una lengua muy bien dotada, un bien que acaso no hayamos merecido, y por eso ha podido extenderse sin apenas estropicios. En segundo lugar, que en esta extensión ha jugado un papel decisivo la tecnología, y, en especial, las tecnologías digitales, lo que también me parece excelente y maravilloso. Pero, en el fondo, lo que más me agrada es estar seguro de que los muchos memos que gobiernan en España no van a a poder hacer nada contra una lengua tan poderosa y bella, y ¡mira que lo intentan! 
Al parecer, Querétaro significa algo así como "isla de las salamandras azules", pero ya saben lo que significa para mi y las razones por las que estoy contento.

No hay comentarios: