Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 5 de mayo de 2011

Un libro ejemplar

Ayer por la tarde asistí a la presentación de un libro de Andrés Ollero sobre laicidad y laicismo, uno de sus temas favoritos. Andrés es un pensador correoso y amigo de hincar el diente a cuestiones en las que se cuela con frecuencia algo así como un espíritu de confusión, y se esfuerza con sacar a la luz unas cuantas cosas que si no son completamente verdaderas cierto es que no le andan muy lejos.  Yo tengo algunas ligeras diferencias doctrinales con las ideas que le he oído exponer, pero un acuerdo pleno en cuanto al significado político del tema, lo que seguramente se debe a que Andrés es jurista, y bueno, y yo soy casi lo contrario, si se puede hablar así, pero eso es cosa que, posiblemente, no interesará mucho al lector que yo imagino en este blog.
Lo que es realmente estupendo es que el libro de Andrés Ollero, publicado por la UNAM, está ya en la red y se puede leer sin ningún problema por cualquiera que se interese en la materia. Me ha parecido una noticia digna de comentar con los que creemos que el futuro está precisamente en esa forma nueva de editar. Creo que ese es el camino que deberían seguir ya, sin más dilación, todas las muy abundantes ediciones oficiales. Ahorrarían costos, podrían editar más y mejor, alcanzarían más difusión, y harían algo más que arrojar montones de libros a oscuros almacenes para que se pudran. Está claro que esta clase de libros académicos ya no pueden ser un negocio textil en ninguna parte, ni siquiera, me parece, en los EEUU, y que, a cambio, es muy conveniente que la comunidad estudiosa pueda acceder con facilidad  a esta clase de investigaciones. Yo creo que hubiese leído, de cualquier manera, el libro de Andrés, pero me habría costado bastante localizarlo: ahora pasa a estar en mi lector, en mi Kindle, y será leído sin duda ninguna en las próximas semanas. Yo salgo ganando, Andrés Ollero que no creo que pretendiera hacerse rico con esta clase de publicaciones, también gana, la UNAM muestra que quiere estar en vanguardia, en fin, todos contentos.
Hay que inventar una nueva forma de hacer negocios con los libros de mayor interés comercial,  pero nada se gana negando las ventajas intelectuales de la edición digital.


No hay comentarios: