Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 22 de mayo de 2011

Las ventas de Amazon

Amazon ha confirmado este jueves que sus ventas de libros electrónicos son ya más importantes (106 contra 100) que las de libros tradicionales y, como se sabe, Amazon es la librería tradicional más importante del mundo.
Esta situación contrasta fortísimamente con la española en la que el gremio de editores y de libreros se han propuesto poner puertas al campo e impedir que el progreso funcione adecuadamente en nuestro país. Esta cerrazón es muy característica de la minoría dirigente española. A los libreros y editores, como a muchos políticos, les da exactamente lo mismo que España se estanque y se empantane con tal de ser ellos los que sigan en el machito. Nuestro problema es que no tenemos un mercado digital digno de ese nombre, son muy pocas las ediciones que se pueden adquirir legalmente, son muy caros los ejemplares y lo que existe en la red, aparentemente gratis, no tiene la menor fiabilidad. Como tampoco somos el país que más lea del mundo, cosa que se echa de ver en la escasa imaginación de los que se indignan, con razón, y en las tontadas que tratan de promover, pues no acaba de despertar lo que ya debería ser un hábito mayoritario, la lectura digital. Además tenemos una abundante troupe de genios dispuestos a decir tonterías al respecto, a amenazarnos con  los infiernos si leemos en uno de esos magníficos cacharros, ¡qué cosas hay que oír en nombre de la cultura!
Es verdad que hay muchas cuestiones por resolver en las formas y modelos de negocio, en la clase de dispositivos que utilizar, en si se impondrá el streaming o el archivo de los libros propios, pero eso solo se puede ir averiguando sobre la marcha, cuando el mercado crezca, cuando no sea problema encontrar un libro fiable y con garantías de Baroja, de Gándara, de Ortega, o de quién sea, en la red y a un precio que no merezca la pena la duda de si comprarlo o no. Eso llegará, pero gracias a los genios del sector habrá llegado tarde y mal, por desgracia.

No hay comentarios: