Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 27 de mayo de 2011

Hacienda me pide un fax o "¡vuelva usted mañana!"

He tenido un pequeño problema con Hacienda, bueno en realidad tengo varios más, y algunos no tan pequeños, pero eso es aparte, y me he encontrado con una inspectora amable y competente que me ha atendido de manera muy razonable y servicial, casi como si no fuera funcionaria. El problema ha llegado cuando he conseguido encontrar el papel que demuestra mi inocencia, una nota simple del Registro y le he hecho saber a mi inspectora, por teléfono, que tenía la solución para que me dijera como  la hacía llegar a sus expertas manos. Cuando me respondió que mediante un fax casi me da un soponcio. Es increíble que el fax siga pareciendo una solución a ciertas dudas documentales y que el correo electrónico ni se mencione. Le he ofrecido enviarle el documento por correo electrónico y me ha dicho que no era posible, aunque no sé si porque Hacienda no los usa, o porque alguna norma idiota afirma que no vale la documentación que se adjunte por este medio. Incidentalmente debo decir que la nota simple del Registro debería estar, de oficio, a disposición de la funcionaria amable, que se habría ahorrado varias cartas certificadas y algunas horas de trabajo, amén del ahorro que me habría supuesto a mí no gastar una mañana (cerca de hora y media, para ser precisos) esperando en Hacienda a que me recibiese la eficiente funcionaria, con el riesgo de que Gallardón me encasquete una multa por excederme en el tiempo de aparcada. Hay un pero, y es que eso sería lógico, y ya se sabe que la lógica está contra el empleo público.
Volviendo al fax, ¿quién sigue usando un cacharro tan antiguo y absurdo desde el mismo momento de su nacimiento? El fax fue un gran invento en 1982, pero treinta años después resulta tan antiguo como el teletipo, o el empleo de palomas mensajeras.  Por la cuenta que me trae, mandaré la nota simple por correo certificado, pero no pienso enviar nunca más un fax, ni aunque se empeñe Hacienda. 

No hay comentarios: