Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 4 de abril de 2011

Una entrevista en Guía de perplejos

Me permito la vanidad de recoger, precedida de una brevísima presentación, la entrevista que me han hecho en Guía de perplejos, la revista digital de Editorial Luarna

José Luis González Quirós, Universidad Rey Juan Carlos, es un filósofo muy interesado en el desarrollo de la tecnología digital y en su influencia en el mundo de la cultura, la ciencia y la política. Sobre estos temas ha publicado más de una docena de libros y unas 200 monografías. Ha recibido el premio de ensayo de la Fundación Everis en 2005 y fue finalista del Premio Nacional de Ensayo en 2004. Escribe habitualmente en el periódico digital www.elconfidencial.com. Mantiene un blog sobre temas de actualidad www.pormiquenoquede.com, y colabora con frecuencia en otro blog dedicado a temas de cultura digital www.adiosgutenberg.com.



GdP: Usted se declara un confeso seguidor de la tecnología digital y de su influencia en el mundo de la ciencia, cultura y política. ¿Cómo casa lo referido con ser un filósofo?
JLGQ: Aunque los filósofos podamos tener una imagen de ser gente que le busca los cinco pies al gato y un poco anticuada, quisiera recordar que también existe una importante tradición filosófica ligada a la idea de que el avance del conocimiento, y de las técnicas, que son, o conocimiento por ellas mismas, o condiciones y consecuencias de conocimiento que se remonta, como mínimo, a Francis Bacon. Y sin ir tan lejos, y entre nosotros, por ejemplo, a Ortega, cuya Meditación de la técnica es un texto fundamental para entender el significado de la tecnología. Me parece, que al respecto, no hay tanto una división entre letrados y gente de mentalidad científica como una divisoria de edades y, en este sentido, sí que me considero una cierta excepción, pues son pocas las personas de mi generación que comparten mi gusto por estas cosas, sean filósofos o ingenieros.

GdP: En su libro, TECNOLOGÍA Y CULTURA. LA LARGA SOMBRA DE GUTENBERG, en coautoría con Karim Gherab Martín, declara que una vez se conoce la tinta digital y se tiene la experiencia de leer en un dispositivo de lectura electrónica (e-reader) no se concibe volver a enfrentarse con un tomo en papel de 700 páginas, como puede ser Guerra y Paz. ¿su primera experiencia lectora en un reader le ha llevado a tener una opinión tan clara en este sentido?
JLGQ: Mi primera y todas las demás. He podido leer cosas gracias al e-reader que dudo hubiese soportado en papel, pero esto es sólo una cuestión de hábito. Cuando salieron los primeros teléfonos móviles, los “telefoninos”, como dicen en Italia, mucha gente abominaba de ellos y ya se ve lo que ha pasado, y eso que los móviles pueden llegar a resultar molestos, lo que nunca puede ser un e-reader que puede conseguir que en tu casa haya unos metros cúbico más de espacio…

GdP: En su trayectoria profesional ha escrito usted más de una docena de libros y múltiples monografías. En TECONOLOGÍA Y CULTURA. LA LARGA SOMBRA DE GUTENBERG, se vislumbra la claridad de la narración, de lo que se quiere contar y el carácter divulgativo de la obra. ¿Quería que fuera un libro que ayudase a la gente a sumarse a la tecnología digital? ¿Quería aproximar al público lector de literatura y de ensayo a la tecnología?
JLGQ: Pues sí, eso quería, pero hay todavía muchas barreras absurdas, e interesadas, entre los buenos lectores y esta magnífica tecnología, pero irán cayendo, no tengo duda alguna.

GdP: En la obra no se plantea la transición entre la imprenta y la tinta digital como algo dramático o apocalíptico, como se ha querido mostrar en la prensa de nuestro país, generando a veces un debate falso de contraposiciones; si no, por el contrario, como algo natural, que traen los avances y descubrimientos que el hombre es capaz de llevar a cabo. ¿Por qué cree usted que esa visión del cambio optimista y positiva, vía el desarrollo, no se quiere mostrar de forma clara en nuestra sociedad?
JLGQ: Los intereses creados y la miopía intelectual suelen crear unas alianzas fabulosas, pero no son más que tigres de papel, y nunca mejor dicho.

GdP: ¿Cree en la convivencia “pacífica” entre el formato papel y el digital para todos los géneros o piensa que el formato digital encontrará más bien su nicho en el libro científico, de ensayo o tecnológico, como vaticinan algunos?
JLGQ: Creo que será la historia de una desaparición progresiva del papel que quizá se reserve para algunos usos muy específicos, como libros decorativos o cosas así, pero no me parece que tenga ninguna ventaja en el ensayo, la novela o el manual, por citar tres grandes especialidades de los libros impresos en los que todavía se sigue actuando como si no existiera otra posibilidad que editar volúmenes en hojas de papel
GdP: Como escritor le hacemos una pregunta obligada ¿Es capaz de señalar su/s escritora/es de cabecera? ¿o los que más le hayan influido en su escritura (si ha sido el caso), y/o en su visión del mundo?
JLGQ: Bueno, de cabecera, lo que se dice de cabecera, tal vez debiera seleccionar a Cervantes, a Jovellanos, a Baroja y a Pérez Galdós entre los escritores españoles y a Chesterton y a Paul Theroux o a Coetzee entre los extranjeros, pero eso es siempre un poco impreciso y va por épocas, sobre todo cuando, como en mi caso, ya no voy a cumplir sesenta años. Los filósofos, que son mi devoción y mi obligación, han sido más constantes, Bergson, Ortega, Russell, Popper, Wittgenstein, Unamuno, Aristóteles, Rorty, Trias, Wilson, Nagel, Martin Gardner, o Ramón y Cajal, que no es un filósofo sino un sabio, como se decía, a la francesa, en su época, pero que es, sin duda, uno de los españoles más importantes de la historia y un escritor de enorme interés, una mezcla un poco heteróclita, como se ve, y a algunos los conocí muy tarde; la verdad es que la filosofía es un manantial inagotable de placer y de aprendizaje.

GdP: Y ahora le damos la vuelta a la pregunta anterior: ¿Y cómo lector?, ¿cuál es su género preferido por excelencia?
JLGQ: Me gusta mucho la buena novela, los libros documentales, por llamarlos de algún modo, los viajes, la divulgación, etc. y, por supuesto, la filosofía bien escrita y el ensayo sin pretensiones de engañar al lector con embelecos y retorcimientos, yo soy así de simple.

GdP: La última pregunta siempre es la obligada para un escritor: ¿está trabajando en algún nuevo libro?
JLGQ: Pues en varios temas, desde luego, pero no sé con certeza cuál asomará la cabeza primero: espero tener uno de los que tengo en el telar perfectamente, en lo que cabe, acabado en menos de un año.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Abro el link de Luarna y lo primero que veo es una oferta para descargarse el panfleto de Stephane Hessel en formato e-book por 4,95 euros y claro.... me indigno!

José Luis González Quirós dijo...

Para Anónimo: Pues la indignación te va a librar de gastarte inútilmente esos euros, de manera que el precio disuasorio cumple una función interesante con esa clase de indignaciones de consumo. Saludos,