Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 11 de abril de 2011

La ventaja de la tinta electrónica

Para los lectores de textos largos, libros, artículos científicos, ensayos, novelas, la lectura en pantallas de ordenador es molesta, especialmente desde el punto de vista del cansancio ocular. Nuestros ojos no perciben nada extraño, pero los músculos oculares que se ocupan de acomodar la visión sufren un exceso de actividad y provocan cansancio debido al titilar de los pixels. Este es un problema que desaparece por completo con las pantallas de tinta electrónica en las que la lectura es exactamente igual de fácil que sobre el clásico papel. De ahí su ventaja indudable y la comodidad enorme de los dispositivos lectores. Sin embargo, la industria informática trabaja en el sentido de que los aparatos que vende sean siempre multifuncionales, lo que va directamente contra la naturaleza de los e readers, aparatos que solo sirven para leer cómodamente, además de servir de potentísimo almacén de textos de toda clase.  
No debiera ser una limitación el hecho de ser muy , muy bueno para una cosa, para la lectura, pero la industria informática busca siempre que las cosas valgan para algo más, y eso es una de las causas del relativo retraso en el éxito de los e readers, aunque haya países, como los EEUU, en que se han convertido en aparatos de uso muy corriente. Pero no nos engañemos, las grandes empresas de consumo masivo no pararán hasta encontrar algo que pueda hacer sombra a esos estupendos aparatos. Apple, según se ha informado recientemente,  trabaja, por ejemplo,  en una pantalla que mezcla LCD con tinta electrónica, un sistema híbrido que aunaría ambas tecnologías, aunque no me imagino cómo podrán hacerlo. Si lo lograran sería un paso decisivo en la desaparición de los lectores que ahora existen, pero no sé si podríamos quejarnos por eso. Lo decisivo es que los aparatos permitan una lectura cómoda y que los editores preparen cada vez más y mejores ediciones para esa clase de sistemas. Si luego la batalla comercial la gana Apple, Google o cualquiera otro de los grandes importa menos, me parece a mí. 

No hay comentarios: