Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 5 de abril de 2011

La competencia contra los usuarios

En una sociedad tan escasamente competitiva como la española, si excluimos el fútbol y poco más, porque a nadie se le ocurrirá alinear a un cuñado en un equipo de primera, no es oportuno insistir mucho en los inconvenientes que suelen acompañar a determinadas formas de competir, aunque, puesto que  hay que ser más amigos de la verdad que de Platón, ahí va le caso.
RIM es una empresa canadiense que ha hecho popular un sistema de mensajería muy eficaz para sus Blackberry. Apple y Android ofrecen servicios, como mínimo, semejantes, el What’s App de Android es el que yo uso. No cabe duda de que lo mejor sería que todos  estuviesen disponibles en las distintas plataformas, pero no es así, de manera que no hay forma clara de comunicarse entre los usuarios que pertenezcan a distintos sistemas, lo que es una severa limitación de su utilidad. Ahora, RIM acaba de anunciar que no abrirá, al menos de momento, su sistema a otras plataformas de telefonía móvil, lo que puede ser una estrategia de interés para la compañía, pero, indudablemente perjudica a los usuarios y limita realmente la competencia entre los sistemas, sustituyéndola por una competencia basada en limitaciones, no en una lucha abierta limpia y abierta, me parece a mí. 

2 comentarios:

David dijo...

Pues a ver cómo le va a RIM con esa decisión. Tal y como están las cosas, paree que ya está perdiendo inexorablmente la batalla frente a Android, al menos según esta noticia que acabo de leer:

http://www.linkedin.com/news?actionBar=&articleID=458308484&ids=0NdPATdPgSdjgIcjcUdz4TczkQb3oNczgPdPARd2MRc30VdzoMdzgId3wQe30Pe3kQ&aag=true&freq=weekly&trk=eml-tod-b-ttle-96

José Luis González Quirós dijo...

Para David: me parece que RIM ha vivido de la imagen durante demasiado tiempo, de manera distinta a Apple pero con un mismo tipo de señuelo, y que Android es muchísimo mejor y más completo. Yo soy forofo y poco objetivo, pero creo que lo bueno sería que las plataformas pudieran abrirse a todos los programas, que no ganen dinero a base de prohibiciones, sino de buen servicio, en fin, cosas de un viejo liberal.