Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 9 de abril de 2011

Investigación abierta

Desde que dio comienzo la era digital se ha ido haciendo evidente que cambiarían los modos de comunicación y de acumulación de los textos relevantes, además de que, como es obvio, las técnicas de búsqueda se convertirían en algo más rápido, más eficaz y más barato. Todo esto ha dado lugar a una amplia literatura sobre lo abierto, y sobre nuevas formas de edición y, lo que será más trascendente, aunque aún está verde, de evaluación. El ejemplo más notable de ese tipo de novedades es, casi sin duda, arxiv.org, un lugar donde se colocan los trabajos de numerosos investigadores, lo que ya produce efectos que eliminan el retraso, en otro caso inevitable, del circuito tradicional de publicación científica.
Ahora, según propone  Michael Nielsen en un TED estamos en condiciones de ir un poco más allá,  de utilizar esa apertura no solo para ofrecer acceso libre a lo que publicamos, a lo que ya sabemos, o creemos saber, sino a lo que tratamos de averiguar. Se trata, pues, de plantear un problema al público y ver qué pasa. Sería algo así como una especie de talk-show entre científicos, y, como es lógico, ante algo que nunca se ha hecho, existen grandes dudas de que se pueda sacar cosas en claro de este nuevo procedimiento. En mi opinión, hay que verlo como una nueva posibilidad, como una manera de organizar con la ayuda de los medios corrientes en la red lo que de hecho hacemos cuando vamos a un congreso que tenga algún interés, escuchar, sugerir, polemizar, buscarle los cinco pies al gato de cualquier asunto. No me extrañaría que funcionase, especialmente para quienes sepan organizarlo de una manera inteligente y respetuosa. De hecho, en el mismo enlace de arriba, se cuenta un ejemplo de éxito, aunque sería ilusorio esperar que el método, una especie de "crowdsourcing" funcionase siempre y en todos los campos. De cualquier manera, aunque solo sea por el hecho de que, al parecer, Poincaré acertó con la solución a un problema difícil mientras subía a, o bajaba de, un tranvía, es posible que esta clase de entrenamientos o competiciones de gentes interesadas en algún enigma ayude más de lo que a primera vista pudiera parecer.

No hay comentarios: