Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 11 de febrero de 2011

Una de redes sociales


Hoy he recibido una invitación de una colega para unirme a una red social de tipo académico, cosa que he hecho y de la que no estoy arrepentido, porque creo que puede ser un instrumento muy útil para dar a conocer lo que se hace y enterarse de lo que pasa por ahí fuera en los campos de interés. Habrá que descontar el coeficiente de vanidad que todo esto comporta, pero puede ser útil. El caso es que al hacer lo que hay que hacer para unirme a la red, han empezado a llegarme notificaciones de direcciones absolutamente ajenas al mundo académico, como El Corte Inglés, por ejemplo, agradeciéndome la sugerencia de unirse a la red pero excusándose educadamente de participar, lo que no deja de ser un consuelo. Supongo que he debido darle a algún botón inadecuado y he tenido que pedir unas cuantas disculpas a unos y a otros. Pero lo más asombroso ha sido que han aparecido unas decenas de respuestas agradecidas por la sugerencia, eso que yo creía no haber hecho, y procedentes de direcciones con las que juraría no haber tenido nunca la más ligera relación, lo que no deja de producirme una enorme perplejidad, porque eso indica que tengo una especie de Alzheimer digital más grave del que sospechaba. Espero que todo se pase y que además suponga un beneficio para muchos de los que se unan a la red académica: deseo que no sea mucho esperar.

No hay comentarios: