Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

miércoles, 16 de febrero de 2011

La ley Sinde




Cualquier persona medianamente culta y reflexiva conoce sobradamente la respuesta que el conejo le dio a Alicia al respecto de si él podía hacer que una palabra significase aquello que a él conviniera: “lo importante es saber quién manda”. Creo que ese es el mejor comentario que quepa hacer a ese refrito mal cocinado que se conoce como ley Sinde, una vez que el PP, que, al parecer, tiene bien engrasadas las terminales que el unen a los designios de la SGAE, lo que no es extraño en un partido cuya posición tiende sospechosamente a definirse conforme a la máxima “con el poder a cualquier precio”, o bien, “la mejor manera de conquistar el poder es unirse, servicialmente, a él”. Me parece que, además de problemas muy de fondo sin resolver, el texto incurre en enormidades jurídicas realmente preocupantes. En este aspecto no estoy, desde luego, autorizado a decir nada con un mínimo de fundamento, pero sí puedo recomendar a mis selectos lectores que lean este excelente, y brevísimo, artículo de Andrés de la Oliva que, para quienes no lo sepan, no es precisamente un partidario de las doctrinas jurídicas de los okupas, por decirlo brevemente.  

No hay comentarios: