Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 12 de febrero de 2011

La alianza del sordo y el ciego


Nokia y Microsoft han decidido unir sus fuerzas para luchar, al tiempo, contra Apple Iphone y Google-Android. Se trata de una decisión a la desesperada que toman dos ex-líderes, el uno de los móviles y el otro de los sistemas operativos. Ni uno ni otro han sabido entender, hasta ahora, lo específico de la telefonía móvil, lo que se puede hacer y apetece con un smartphone. Hablo de mi experiencia de usuario: he tenido un buen número de terminales de Nokia, siempre de su gama alta, porque me gustan esta clase de cacharros, y he sido usuario, sufridor, habría que decir mejor, de Microsoft una veintena de años, hasta que decidí desprenderme de sus garras; también he usado el sitema de Microsoft en varios teléfonos HTC, hasta que me apunté al primer Android que cayó en mis manos. 
Nokia se ha caracterizado por tratar de ir por delante sin cambiar nunca su sistema operativo... y ha llegado hasta dónde ha podido, no sin intentar imitar de mala manera recursos del adversario; me parece que es fórmula que no suele funcionar, por lo menos en esta industria tan peculiar en el que las opiniones de los usuarios corren tan deprisa, en parte por culpa de Nokia que no nos dejaba disfrutar de una novedad más allá de unas semanas.
El hecho es que ambas marcas se han quedado en medianías, en productos para los poco avisados. Les va a costar salir de ese agujero por el que apenas han empezado a caer. Lo siento por Nokia, que es compañía europea, simpática y eficiente. No lo siento por Microsoft que ha llegado a hartarme a base de sus fechorías. Los expertos dicen que esta puede ser su última oportunidad en un mercado tan dinámico: yo creo que llegan tarde, y que mejor harían renovándose de manera un poco más imaginativa que a base de las alianzas de perdedores, pero, en fin, es su negocio.

No hay comentarios: