Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 18 de junio de 2009

Wolfram Alpha

Recientemente, se ha hablado mucho de que un nuevo buscador llamado Wolfram Alpha pudiera ser una alternativa al omnipresente Google. El caso es que lo que nos pasa con Google es de psiquiatra, porque, por un lado, no tenemos más remedio que reconocer que hace maravillas, pero, por otro, nos asusta su poder, de manera que estamos a la que salta a ver si alguien consigue hacerle sombra a la empresa de Mountain View. Hay muchos buscadores que hacen cosas parecidas a Google, pero Wolfram Alpha es algo muy distinto que, además, todavía está en pañales por lo que respecta a las mejoras que se pudieren introducir mediante el uso. Yo hice una prueba con WA y le pregunte por España: la respuesta fue muy escueta y extrañamente incorrecta por lo que se refiere a los idiomas hablados en nuestro país donde, según WA, solo habla español un 72% de la gente (y si se le pregunta por spanish, insiste en el guarismo), y un porcentaje significativo de personas habla una lengua cuyo nombre inglés se podría traducir por extremeño. Aquí les adjunto lo que dice WA cuando se pregunta por Google, lo que supongo que será exacto, y suficiente a muchísimos efectos.

Me parece que la buena noticia consiste en que empiecen a aparecer buscadores distintos y especializados, porque parece evidente que ya se ha alcanzado el límite de la utilidad de Google que, en cualquier caso, es inmensa. La red viene creciendo de una manera abigarrada y explosiva y Google es, muy probablemente, el mejor de los mapas generales, pero seguramente, y una vez superada la fiebre 2.0, habrá que esperar que aparezcan diversos buscadores muy especializados que incorporen criterios de selección más aquilatados que el número de visitas, aunque Google haya sofisticado enormemente el funcionamiento de su criterio básico. A buen seguro que los de Google serán los primeros en ofrecer esa clase de nuevos instrumentos, porque, de algún modo, lo están haciendo ya, por ejemplo con Google Scholar. Pero hay que esperar que otros grupos de investigadores y otros emprendedores sepan imaginar formas muy distintas de buscar, formas que puedan satisfacer demandas para las que están ciegos buscadores del tipo de Google. Es una imaginación, pero a nadie debería sorprenderle que acabase siendo exacta.

No hay comentarios: