Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 16 de marzo de 2009

El libro y el don de la ubicuidad

Hace unos días leí que con Kindle 2, Amazon ha lanzado una novedad: el Whispersync. Al parecer, esta funcionalidad permite mantener sincronizados varios dispositivos de modo que se puede empezar a leer en un dispositivo electrónico un libro en el mismo punto en que se dejó en otro dispositivo. Puesto que Amazon ya ha presentado el Kindle for iPhone, parece que Amazon ha tomado la delantera en cuanto al don de la ubicuidad, del que sólo parecían disfrutar Dios y la fauna cuántica. Los libros no sólo serán legibles en todo tiempo y en todo lugar, sino que Amazon, que no tiene mucho que envidiar a Google en cuanto a su capacidad de innovar y dejar boquiabierto al personal, los hace ahora legibles en todo dispositivo. ¡Cualquier día de estos, con el avance en nanotecnología, nos sorprende alguien con que habiendo abandonado la lectura en un iPhone, alguna nanotinta por inventar nos señala el punto en que lo dejamos en un libro de papel!

Hace un par de años, escribía Kevin Kelly en The New York Times acerca del futuro del libro, y hablaba del "libro líquido", a saber, la facilidad de saltar de un libro a otro gracias a los hiperenlaces, y también la creciente participación de los lectores a la hora de redactar el final de una obra cualquiera (digamos, que un final a la carta). Naturalmente, el efecto de un "libro líquido" no puede ser otro que la "lectura líquida". Así pues, Kelly ofreció sólo una perspectiva de este rico abanico de propiedades que harán que los libros sean 100% líquidos. Empezar a leer en un iPhone (o en cualquier otro teléfono móvil) en el mismo punto en que se había dejado en el Kindle (o en el Papyre, o en el Sony Reader, etc.) también es "lectura líquida".

No hay comentarios: