Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 13 de enero de 2009

Peajes digitales a resolver

Muchas son las ventajas de la cultura digital. No obstante, el avance de la digitalización también ha de pagar curiosos peajes de vez en cuando, cuestiones que habrá que resolver en un futuro. Por ejemplo, no disponemos del equivalente a tomar prestado un libro (con derechos de autor) de una biblioteca: paradójicamente, podemos llevarnos a casa en préstamo un libro impreso y hojear sus páginas cómodamente en nuestro sillón favorito, pero debemos desplazarnos a la biblioteca y ojear in situ la pantalla del ordenador en el caso de la versión digital.

Además, hay detalles de importancia para algunos investigadores (sobre todo los historiadores) que aún no pueden digitalizarse. Un buen ejemplo que señala Anthon Grafton (2007) en The New Yorker es el relato del historiador que olía sistemáticamente una cartas del siglo XVIII para comprobar si olían a vinagre; resulta que el vinagre era el remedio que muchos pueblos y ciudades echaban a las cartas para intentar desinfectarlas de los brotes de cólera de aquella época y, de este modo, oliendo las cartas, este historiador lograba reconstruir la evolución y propagación de la enfermedad en aquellos tiempos.

Y finalmente, los artículos políticos e ideológicos de la Wikipedia no acaban de estabilizarse debido a actos de vandalismo o a la modificación de la información en función del interés de cada lobby, a pesar de contar con varias herramientas para el debate (Gourdain et al, 2008). De hecho, parece que va aumentando también el número de artículos en disputa en cualquiera de las disciplinas (Sunstein, 2006, pág. 155).


Sin embargo, con más de 55 millones de usuarios al mes y más de 2 millones de artículos sólo en la versión inglesa (Gourdain
et al, 2008), la Wikipedia se ha convertido en una clara referencia de lectura para los cibernautas. Así, conviene señalar que más de 700 artículos son añadidos en la Wikipedia diariamente, y la mitad de los procesos de edición en la versión inglesa son llevados a cabo por el 0,7% de los usuarios, mientras que en la versión hispana, el 8,1% de los usuarios edita el 90% de las veces (Sunstein, 2006, pág. 152).


[1] Gourdain, P., O'Kelly, F., Roman-Amat, B., Soulas, D., Hülshoff, T. D. (2008): La revolución Wikipedia, Alianza, Madrid.

[2] Grafton, Anthony (2007): “Future Reading”, The New Yorker, November 5, 2007.

[3] Sunstein, Cass R. (2006): Infotopia: How Many Minds Produce Knowledge, Oxford University Press, New York.


No hay comentarios: