Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 26 de octubre de 2008

Como Google no espabile...

Ayer se me ocurrió buscar algunos chistes para combatir el frío que ya acecha aquí en Boston ;-) Como siempre, cogí el portátil, me conecté a Internet y metí el término 'chistes' en la ya archifamosa página blanca de Google. Entré a las 5 primeras respuestas ofrecidas por buscador y, en efecto, pude comprobar un sin fin de chistes ordenados por categorías, y nada más. Bueno, algunas de las páginas parecían estar ganando algún dinerillo con el Google Adsense u ofreciendo las típicas descargas de chistes a móviles. Pero nada más. Nada que recordara a la Web 2.0 asomaba en esas páginas. Era como buscar en las páginas amarillas. ¡Cómo demonios iba a saber yo cuales eran los mejores chistes en ese inmenso océano de opciones! Uno quiere empezar cuanto antes a reirse, y no que se rían de uno haciéndole descartar chistes malos para dar con los buenos. En resumidas cuentas: tras un vistazo rápido a las 5 primeras respuestas de Google, cosa que duró no más de 30 segundos, me decidí a mirar en la competencia.
Y aquí viene lo bueno. Vaya usted a saber porqué pero, por primera vez, mi acto reflejo no me llevó a buscar en Yahoo o en AskJeeves o en Microsoft Live. Me dio por buscar en Reddit. Ya había usado y ojeado en otras ocasiones Reddit, CiteULike, Connotea o Delicious, pero no como una clara alternativa a un buscador, y menos aún a Google. Para mi sorpresa, la primera respuesta que me ofreció Reddit al término 'chistes' fue la página web Chistes123, que me recibía con el sugestivo lema de "Donde sólo los mejores chistes sobreviven". Además, de un vistazo pude comprobar que, además de la típica clasificación de chistes por categorías, la página ofrecía una nube de los términos más usados (lo que en inglés se conoce como tag cloud), una puntuación para cada chiste y, lo más importante, la posibilidad de "menear" cada chiste hacia arriba o hacia abajo (con la ayuda de una flechas acusadoras que ponía la página a mi disposición) según me hubiera parecido el texto.
Está de más que cuente qué chistes meneé en qué dirección, pero sí digo que, al menos en esta ocasión, meneé en mi pensamiento a Reddit para arriba y a Google hacia abajo.
Termino con un par de preguntas: ¿pueden ser los sitios web de etiquetado social semántico una amenaza futura para Google? ¿Será el etiquetado social semántico una alternativa más fiable que la traza de enlaces (a lo Google) a la hora a la búsqueda de información?
Mi respuesta es: SÍ. Las etiquetas semánticas son multidimensionales, los enlaces entre páginas son semánticamente unidimensionales. Más vale que Google espabile y vaya incorporando las etiquetas sociales...

2 comentarios:

José Luis González Quirós dijo...

Creo que tienes razón, pero se me ocurre una pequeña discrepancia filosófica; no creo que ni los tag cloud ni los meneos tangan nada de especialmente semántico: siguen siendo sintácticos, lo que ocurre es que funcionan en un contexto de sentido mejor definido pragmáticamente. Es decir, estamos en sitios mejor definidos por los propósitos de los usuarios que en sitios de exposición general, por eso tu comparación con las páginas amarillas es tan oportuna. Lo que aquí vemos siguen siendo preferencias de usuarios (como en los buscadores, porque la tecnología de base es la misma, corrígeme si me equivoco), pero ejercitadas en sitios diseñados con intereses muy definidos. De manera que muy sociales, pero nada semánticos. Creo que es correcto ver en esa tendencia social un vector de desarrollo de la red. Pondré un ejemplo: a base de ir escogiendo los blogs que me interesan se puede ir haciendo el periódico que uno qujiere leer, no el periódico que tienen que leer todos porque el editor (un generalista) así lo decide. Creo que esto llegará, pero seguirá sin ser semántico. Ya me dirás si me confundo.

Karim Gherab Martín dijo...

En efecto, tienes razón. Una palabra, por muy etiqueta que sea, no tiene significado por sí misma, lo mismo que la etiqueta "chorizo" se puede referir a un embutido o a un político.